Estoy sola en mi casa, es de noche y no se escucha nada ni nadie, ni un alma visible, ni nadie por llegar, ¿y si me hago una paja? No que paja. Igual estoy como caliente. Ya. Pero cortita. Cortita y que no se escuche muy fuerte.

¿Por qué? ¿Por qué una paja cortita y así no más? Si no hay nadie que nos escuche, si no hay ninguna otra obligación, si mañana no hay que levantarse temprano, si tenemos tiempo y ganas ¿Por qué nos conformamos con un orgasmo a medias? ¿Por qué no liberarnos a lo que debiese ser un gran y hermoso orgasmo -con bombos, platillos y fuegos artificiales- y preferimos la paja piolita y silenciosa?

Pudor. Esa parece ser la palabra clave. Entonces, ¿por qué las mujeres no nos masturbamos libremente? Por pudor. Ah! Vil pudor que arranca de nuestro poder el hermoso orgasmo auto entregado, ¿Por qué debiéramos dejarlo influir en nosotras? ¿Por qué no simplemente nos libreamos de tal cruenta cadena? Porque así nos han enseñado, año tras año, generación tras generación, las mujeres buenas no gozamos solas, dependemos de un poder fálico para poder sentir orgasmos, necesitamos la dominancia testosterónica para entregar nuestro dulce, puro e inocente placer, el placer que brota tras el amor y admiración que sentimos por nuestro macho, las mujeres buenas y obedientes esperamos ansiosas en la casa hasta que nuestro macho venga con toda su hombría imperiosa y nos sacie hasta el agotamiento. Si claro. Quizás no es el mismo cuento, quizás su figura materna o abuela no usó las mismas palabras, quizás ni siquiera le dijo que las mujeres buenas hacían esto, pero si le dijo que las malas, las maracas rompe hogares, suelen concurrir a estas prácticas y plantearon su inequivocable repudio explícita o implícitamente.

Bueno, en esta era en que los seres humanos ya no estamos en blanco y negro, las insto a masturbarse como si no hubiera mañana, con gritos, sudor, sacada de sábanas y lo que quiera agregar. ¿Por qué? Porque nos lo merecemos, toda y todos nos lo merecemos.

 

Entonces probemos de nuevo.

Estoy sola en mi casa, ni un alma a la vista, nadie por llegar. ¿Una pajita? Claro!

Violeta Ilustraciones

 

No puedo hacer una receta de cómo se deben masturbar, sería un poco totalitario de mi parte, pero si recomiendo que explore cada centímetro de su ser, use lubricantes si le da cosita al principio, el placer y la humedad irán llegando solos y a su tiempo, no se escuche, no escuche a su cerebro divagar en las cosas que hizo en el día, no se preocupe de la cosita que tiene que comprar antes que venga su mamá a visitarla, solo sienta su cuerpo, regálese ese momento.

Así, ya está mucho mejor. Se merece ese orgasmo, explore clítoris, labios, vagina, ano, pezones, que duela, que no duela, suavecito, como sea su preferencia, pero hágalo. ¿Tuvo un mal día? Se merece un orgasmo para que se le pase. ¿La ascendieron en la pega? Merece celebrarlo con un buen orgasmo. ¿Le robaron el celular? Nada como un buen orgasmo para los malos ratos. ¿Le duele la cabeza? Creo que ya saben cuál es mi consejo, no hay NADA que un buen orgasmo no pueda mejorar, todas las buenas situaciones se vuelven mejores, y las malas pierden peso de a poquito. Hágalo un hábito, mientras más estimulada se mantenga, más lúdicas y entretenidas se volverán las explosiones de placer, mientras más piense en sexo, más sexo habrá en su vida. Tire a la basura los reproches de cuando chica, si, de esa vez que le pillaron las revistas, o las páginas en el historial, que el respeto a las mujeres que blah blah, en este momento solo existe el placer y el cuerpo, nada más importa.

 

 

Y como dicen los shampús…. Enjuagar y repetir si fuese necesario.
Mila der Mondschein
.

Recomienda El Diario de Mila en tus redes!. Y si deseas publicar tus escritos o reviews, no dudes en enviarnos tus textos.  

 

Disfruta la experiencia
Fetish Store ® Juguetería para adultos
#SexoEntretenido


Suscríbete