Quien más quien menos, tod@s hemos escuchado hablar del clítoris. Hoy en nuestro magazine queremos hacerle un pequeño homenaje dedicándole un post

Según estudios recientes, durante las primeras semanas de gestación, todos los seres humanos somos hembra y no es hasta un punto concreto en que los órganos sexuales empiezan a diferenciarse.

 



Algunos datos:


– Todas las hembras mamíferas tienen.

– Es el único órgano cuya única función es proporcionar placer.

– Está formado por tejido eréctil, crece y se pone duro en estado de excitación y se relaja tras el orgasmo.

– Su “vida útil” va desde que la mujer nace hasta que muere. De hecho al igual que la nariz y las orejas, sigue creciendo con la edad.

– Es la fuente principal de placer y orgasmo para las mujeres, siendo a veces la única manera de sentirlo.

– La mayor parte se su anatomía no está a la vista. Solo le vemos la puntita (el glande).

– Contiene miles de terminaciones nerviosas que lo conectan con toda la zona pélvica.

– En algunas sociedades se extirpa cruelmente como signo de dominación.



Cada mujer tiene su propio clítoris, no importa que sea grande o pequeño, rosado o moreno. Estimularlo correctamente es todo un arte, algunas prefieren fricción fuerte y rápida, otras suave y lento. Con la mano o con la lengua, variando el ritmo, solas o en compañía, en general a las mujeres les gustan las posturas en las que además de penetrarlas se les roza el clítoris, ya sea de frente con la pelvis, por detrás con la mano o con algún accesorio.

 



Para cualquier mujer que quiera tener una vida sexual satisfactoria es imprescindible conocer a solas los ritmos de su clítoris. Sí, hay que tocarse. En general existe mucho tabú alrededor de este maravilloso órgano. En los libros de medicina y escolares ni siquiera aparece con su forma real, sino solo lo que se ve desde fuera. Así no solo se le invisibiliza socialmente si no que las propias féminas no se atreven a sacarle provecho, no hablan sobre él, tampoco le indican a sus parejas cómo tocarlo.

Otro punto importante es que para lubricar y calentar el horno femenino hay que tocar el clítoris, y para que el horno estalle, hay que tocar el clítoris. Como conclusión, hay que tocar el clítoris ;)

Quizá los hombres (y mujeres también) puedan sentirse un poco cohibidos ante tanta información, por eso hemos elaborado una pequeña lista de tips para darle amor esta parte de la anatomía.



Consejos para estimularlo:


1. Existen dos varibles básicas: velocidad y presión. No son lo mismo y no actúan igual, la presión es -cuanto aprietas- y la velocidad está relacionada con -como de rápido lo meneas- para que nos entendamos.

2. Empieza acariciándolo indirecta y suavemente por encima de la ropa interior. Al principio el roce tiene que ser suave, empezar con poca presión acariciándolo. Hay que pensar que primero hay que despertarlo para luego llevarlo a su punto máximo y desatar el orgasmo. Imagina que fuera hecho de cáscara de huevo, si aprietas mucho lo rompes, esa debe ser la presión.

 

estimulantes sexuales

Para orgasmos más sensibles y entretenidos

Especialmente concebida para aumentar la sensibilidad e irrigación del clítoris, la vagina y el ano.

Secret Garden, ayuda a intensificar orgasmos, aumentar su frecuencia y mejorar la lubricación.

 

 

3. Según va aumentando la excitanción y se va poniendo erecto, la vagina empieza a lubricar. Se puede aprovechar esa lubricación para suavizar el roce y hacerlo más placentero. También puedes valerte de algún lubricante.

4. Poco a poco ir aumentando la velocidad -no la presión- hasta imitar una suave vibración. Cuanto más rápido y menos presión mas crece y más placer da. Generlamente los hombres tienden a apretar mucho y a frotar con fuerza, cuando lo efectivo es imitar el aleteo de una mariposa. 

5. Atendiendo a como vaya reaccionando el cuerpo se puede ir aumentando la presión. Signos para aumentar la presión son: gemidos alterados, movimientos involuntarios de las caderas, enrojecimiento de la vulva, más y más lubricación.

6. La estimulación oral es especialmente rica porque la lengua, los labios y los dientes crean sensaciones más sutiles y delicadas que la mano. Es más húmedo, caliente y suave. Si quieres que tu hembra se retuerza de placer, sumerge tu cabeza entre sus piernas, y disfruta el resultado...

Como ven, nada nuevo bajo el Sol. Sólo úsenlo, que para eso está, para el placer y recuerda: en Fetish tenemos juguetes y geles variados para disfrutar del placer que el clítoris nos brinda. Revisa la sección vibradores, lubricantes y también estimulantes.

Comparte con tus amig@s si te gustó este artículo.  Seguro a más de algun@ le vendría bien saber algo más acerca del Sagrado Clítoris

Les esperamos más veces, en Fetish Magazine. 

 

Disfruta la experiencia
Fetish ® Juguetería para adultos
#SexoEntretenido

 

 


Suscríbete