La diferencia entre el sexo real y la pornografía es exactamente la misma que entre la vida cotidiana y las películas de Hollywood. Generalmente uno acude al cine a entretenerse y pasar un buen rato, pero sabe diferenciar entre realidad y ficción..

Pero ¿Qué pasa cuando hemos basado nuestro conocimiento sexual en imágenes de situaciones eróticas sobredimensionadas, en cuerpos perfectos, en penes enormes, en vulvas simétricas y proporcionadas, en escenas orquestadas por un equipo de dirección, guión, producción y actuación?

 

 

El porno no es la realidad del sexo. El porno es una proyección de nuestras fantasías, pero no todas las fantasías pueden hacerse realidad.

Por eso, no te frustres si tu pene te parece pequeño comparado con aquel pornstar, o si no te gusta como te ves mientras tiras. Concéntrate en tu cuerpo y en el de quien te acompañe. Sintonízate con el placer propio y con el suyo. Disfruta lo que le pasa a cada cual, de las sensaciones, los olores, sabores. De todo el momento

Explorar y disfrutar la propia sexualidad es un deber, todo tiene técnica. Solo hay que dedicarle atención porque ya sabes lo que dicen: La realidad supera a la ficción.

Para finalizar te dejamos este simpático video que te dará datos interesantes sobre el sexo real versus el porno, utilizando comida... 

 

 

Recuerda aportar con tu opinión y compartir este artículo con tus amigos y en tus redes sociales. Te esperamos más veces en Fetish

 

Disfruta la experiencia

Fetish Store ® Juguetería para adultos
#SexoEntretenido

 


Suscríbete