Guía práctica
Sexo anal e Higiene ¿cómo lo hago?


Que el sexo anal es una experiencia placentera para hombres y mujeres no es una novedad.  Que no es una experiencia exclusiva de hombres homosexuales toda una certeza.  Que puede ser parte de tus sesiones de autoerotismo y masturbación, también. Y en todos los casos …toda una experiencia!!

.

¿Pero y cómo prepararse para que sea memorable?

Una de las principales causas para que las personas no exploren el placer anal (más allá de los prejuicios o tabúes, o la posibilidad de sentir dolor),  es el pudor por lo que pueda salir de ese lugar.

Pensamos, qué vergüenza si estás intentando por primera vez que tu pareja te penetre,  y cuando te relajas o logras dejar a un lado los pudores como para permitirte explorar y disfrutar del momento… ocurre aquello que temías y que no era parte del plan…

O cuando usas tu dildo o vibrador preferido para disfrutar de un rato a solas y…

Claro.  El momento puede ser más o menos complicado, jocoso, incluso divertido, o toda una lata.  ¿Te ha pasado? 😱

.cs

¿Cómo prevenir los “accidentes”?


Muy simple. En Fetish disponemos de juguetes y accesorios para una diversidad de prácticas sexuales entre ellas dispositivos de higiene íntima que pueden ser del tipo peras para enemas,  o dispositivos que se acoplan a la manguera de tu ducha.  Esta últimas tienden a ser más efectivas por su facilidad de instalación y uso, el menor tiempo que requiere el proceso de limpieza, ocupan poco espacio y puedes llevarlas a cualquier parte de manera discreta.

.Duchas anales y peritas de higiene íntima

 

¿Cómo usar una ducha anal?

Primero relajarse y sacudirse los pudores.  Esto es simple  y sumamente útil.

1. Instala el dispositivo. Saca el “teléfono” de la ducha y enrosca el accesorio a la manguera.

2. Controla la temperatura del agua.  Que esté tibia. Piensa que debe tener una  temperatura confortable.

3. Reduce la presión del agua. A menor presión más confortable.

4. Siéntate en la orilla de la tina,  o en cuclillas dentro de tu ducha.

5. Posiciona la ducha justo fuera del orifico anal, deja que entre el agua unos segundos y retírala. (La temperatura relajará el esfínter y luego podrás introducirla un poco si lo deseas).

6. Expulsa el agua de la cavidad rectal y repite hasta salga limpia. (Te llevará unos minutos).

7. Descansa unos minutos y repite. (Si crees que es necesario).

  

Algunos Tips

• Importante: Tómate tu tiempo

• Ya sabes. No es necesario insertar completamente el dispositivo para realizar un lavado perfecto.

• Recuerda que un exceso de agua puede no ser mejor. Lo que deseas limpiar es sólo la parte final del recto.

• Ve explorando. Aprenderás muy rápido. Incluso podrías descubrir una curiosa forma de placer.

• Cuando el agua salga limpia y te sientas bien, termina e higieniza adecuadamente el lugar.

.

¿Y el dolor?

Te sorprendería saber que cuando no te preocupas de los “accidentes”,  el esfínter puede relajarse con confianza para sentir y explorar las más diversas posibilidades de placer que ofrece el sexo anal,   haciendo que el dolor sea solo un mito, o no pase más allá de una molestia muy menor. Y si aun te complica este aspecto, puedes probar alguno de nuestros relajantes anales en la sección Sexo Anal

.

Y ahora?

Ve y compra tu ducha anal en el catálogo y luego, juega si ningún apuro (ni pudor).

También puede interesarte

 

Comenta si lo deseas, y si te gustó este post dale un higiénico like o recomiéndalo!  Hay quienes realmente les vendría bien conocer y usar estos útiles dispositivos no?… >)

 

Disfruta la experiencia

Fetish Store ®Juguetería para adultos
#SexoEntretenido

 


Suscríbete