Pocas personas saben a qué nos referimos cuando hablamos de fetiches sexuales o ciertas cosas particulares que nos generan satisfacción, y que muchas veces son consideradas como “extrañas”. Por esta razón decidimos escribir este artículo para orientar y explicar sobre este término tan utilizado en la esfera sexual.
                                                                 
Empecemos… 
              
Primero que todo, es importante hablar del significado de la palabra fetiche, y cuál es su alcance. La perspectiva sexológica define  el fetichismo como una práctica donde se centra el deseo y excitación en un objeto inanimado (el fetiche), como por ejemplo, una prenda de vestir o una parte del cuerpo.
             
Los fetichismos más comunes son los relacionados con prendas de látex o la ropa interior, estas prendas de vestir son un fetiche por excelencia. Las partes del cuerpo o características concretas de las personas también están dentro de los fetichismos más comunes, por ejemplo, la atracción sexual hacia las personas obesas, embarazadas, mayores, o partes del cuerpo como pies, manos y el vello corporal. 
                   
Debemos tener en cuenta que esto no se vuelve un problema a consultar a un especialista,  a menos que esta sea la única vía para conseguir placer, es decir, si no está el objeto no logro disfrutar.  Si bien puede ser un problema para algunas personas, y las instamos a buscar ayuda, para otras incorporar prácticas no convencionales al juego sexual puede resultar todo un aporte al disfrute del placer, salir de la rutina y como no, explorar nuevos límites...
               
¿Cómo lo hago? 
        
Como es habitual a la hora de descubrirnos sexualmente, explorando y practicando. Lo primero es investigar en nosotros mismos/as qué objetos o partes del cuerpo me generan cierta fijación placentera. 
     
Podemos partir preguntándonos qué nos pone calientes tanto en la soledad como en el acto sexual con otras personas. 
           
         
¿Hay algún olor que me genere excitación? ¿Hay algún elemento que cuando está presente me desencadena un calorcito poco convencional? ¿Alguna parte del cuerpo que al observar o tocar me ponga la piel de gallina?
               
         
Hay varias preguntas que nos sirven para orientar y descubrir si realmente tenemos algún fetiche. El primer paso es identificarlo para así ver cuál es la profundidad de lo que me provoca, y cuáles son mis límites personales frente a esto.
           
En segundo lugar,  está el proceso de descubrimiento, puedes partir solo/a o acompañado. Lo importante aquí es expresar sobre eso que me provoca satisfacción personal, y si esto va en sintonía con lo que quieren las otras personas que pueden estar involucradas en el acto. 
        
Una vez que logramos expresar y visibilizar aquello que nos llama la atención sexualmente, podemos empezar a experimentar con juegos, juguetes o accesorios (o solo observando aquello que nos da placer). El mundo de los fetiches es enorme, a continuación revisaremos algunas prácticas que quizá no sabías que eran fetichistas pero que te pueden hacer sentido si lo observas desde tus gustos personales. 
        
Algunos juegos relacionados con fetichismos
          
El fetichismo es parte de muchos juegos eróticos, y muy pocas personas etiquetan sus prácticas o gustos sexuales como “fetichismo”. Por ejemplo, los juguetes sexuales, el fetiche del tercero en los tríos, la goma, cuero o látex, como también el dominio/sumisión o prácticas relacionadas al BDSM se pueden considerar como fetichistas. 
                        
El fetichismo y las partes del cuerpo 
           
Como te contábamos, también hay personas que encuentran placer al hacer contacto o solo observar ciertas partes del cuerpo. Los senos, panzas, tetillas, axilas o pies son las partes del cuerpo que frecuentemente generan excitación o cierto interés sexual. 
           
También se suele confundir el fetiche con el morbo que nos pueden generar ciertas cosas o situaciones. Sobre esto último te contaremos en nuestro  próximo artículo  donde profundizaremos sobre el morbo y prácticas sexuales relacionadas.
                  
¿Te hace sentido?
              
El fetichismo y los fetiches son algo común en nuestra sexualidad, como te contamos más arriba, no hay de qué preocuparse. Muchas veces estos temas no son normalizados y generan desconfianza en nuestro descubrimiento sexual, y en Fetish estamos para ayudarte en ese camino hacia el conocimiento. 
                 
Navega por nuestra tienda y encontrarás artículos que servirán para potenciar tu satisfacción sexual según tus gustos. En la sección  accesorios Kinky verás cuerdas, esposas y también muchos otros  juguetes  para preparar una instancia de placer y descubrimiento.
                    
Recuerda que puedes dejar tus preguntas o relatos en nuestro #AlóFetish. Estamos disponibles para leerte y ayudarte con esas dudas que rodean la sexualidad y que muchas veces no sabemos cómo expresar.

Deja tu #PreguntaSinVerguenza

#PreguntaSinVerguenza o comparte tu experiencia. Tu correo no será publicado ;)