0

Tu carrito está vacío

octubre 20, 2021 3 Tiempo de lectura

Comúnmente la palabra morbo o morboso se utiliza y se asocia a lo sexual, sin embargo, este concepto es más amplio y se relaciona también con otros aspectos. En este artículo analizaremos este concepto, sus significados, y podrás darte cuenta de que todos tenemos morbos, y algunos podemos explorarlos poniendo a prueba el placer de transgredir aquello que es considerado "normal". 
       
El morbo es una realidad humana, todos sentimos morbo por ciertas situaciones, no solo en el ámbito sexual, sino que también en otras esferas. Por ejemplo, se considera también morboso el acto de querer saber todo de una persona, o el ver situaciones crueles. Desde un punto de vista patologizante, en el área de la medicina se vincula con la perversidad, aunque esto no siempre es así. 
        
El morbo es un impulso básico en los humanos, tiene relación con nuestros instintos, así como las necesidades fundamentales, como el sexo, comer, dormir y socializar.
     
Pero… ¿Qué es el morbo?  
     
Se puede definir como la necesidad de ver, sentir, oír, oler o interactuar de alguna manera con lo que socialmente está prohibido. Es la fuerza que nos impulsa a entrar en contacto con eso “prohibido”, y que experimentamos placer al hacerlo. En resumen, el placer de transgredir normas, actuar en contra de la moral dominante, o entrar en el mundo de lo socialmente considerado “desagradable”. 
       
Esa tendencia obsesiva hacia lo prohibido, como se define y se caracteriza el morbo, se tiende a asociar a algo insano, pero también placentero, y casi siempre circunscrito a lo sexual. Pero la idea es despatologizar el concepto, pues mientras el accionar o pensar desde una manera morbosa, no implique dañarse o dañar a otras personas, no debiese ser visto de manera culposa. No todo impulso morboso es dañino, este también puede ser utilizado como una forma para explorar nuestro placer.
       
El juego entre lo que deseo y lo prohibido es la situación morbosa por excelencia. El nudismo por ejemplo, en culturas que lo practican, no genera morbo para quienes forman parte de estas comunidades, sin embargo, si pertenezco a una comunidad donde los genitales son censurados, el ver la desnudez de otros puede ser una experiencia muy morbosa y excitante.
       
Hay muchas otras situaciones que pueden generar morbo, sobre todo cuando se trata de fantasear con cosas que son consideradas socialmente como algo "prohibido". Por ejemplo, tener sexo en un baño o lugares públicos mientras otros observan, asistir a lugares donde hay personas desnudas, o donde se pueden dar situaciones sexuales, como saunas o ciber cafés… Un mundo de situaciones y fantasías que tal vez  también han pasado por tu mente. 
    
El morbo, por tanto, funciona más bien con lo que se insinúa, más que con lo que se ofrece, y se incrementará si esto implica cruzar algún límite. 
      
Lo importante es estar conscientes de los límites personales y sociales, como también de actuar siempre con consentimiento y sin dañar a nadie. En fetish estamos para acompañarte en el camino del autoconocimiento y del disfrute de tu sexualidad, por eso te invitamos a que #HablemosdeSexo y desnudemos aquello que nos genera placer pero también dudas. 
     
¿Y a ti, qué te da morbo?
     
Revisa nuestro magazine donde puedes encontrar información útil y complementaria a este artículo, como es el fetichismo (enlace a artículo). Si tienes dudas o quieres proponer temas sobre lo que te interesa saber, participa en nuestro  #AlóFetish  y  #PreguntaSinVerguenza . 

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.