El sexo anal no es tan sencillo como el coito tradicional, que de sencillo ya tiene poco. Requiere medidas de higiene especial y dedicarle una atención y tiempos también especiales. De alguna manera hay que tratar de no ceder al impulso de penetrar con pasión. Por lo menos en un primer momento.
.
Por ser tan tabú, los varones lo ven como un logro y las mujeres como un pecado, es clásico en los textos sexológico-periodísticos  plantear el tema como si fuera un gran acontecimiento. Los hombres heterosexulaes son generalmente reacios a que su amante les penetre, solo de pensarlo a la mayoría se le encoje el cuerpo (e incluso más),  no sabemos si por ser “cosa de gays” o por miedo a lo que puedan descubrir.
.
El hecho de que los hombres homosexuales gozen del sexo anal de una manera más libre es porque para el sexo masculino es especialmente placentera esta parte del cuerpo.  A escasos centímetros de la entrada del ano, más o menos debajo de la vejiga se encuentra la próstata (a quien le dedicamos un post completo aquí). Esta glándula aparte de sus muchas funciones indispensables para la salud masculina, al ser estimulada por vía anal produce un intenso placer y bien tratada llega a producir orgasmos y eyaculación.
.
Las mujeres también pueden alcanzar el orgasmo “por detrás”, se llama orgasmo indirecto. En cualquier caso mientras practicas con tu compañera no está de más tocarle en otras partes para que disfrute más de la experiencia. Las mujeres necesitan delicadeza para este juego, besos, caricias, mordisqueos, masajeo del cuerpo, lo de siempre.
.
Si existe un colectivo para el que el sexo anal es tabú es el de los hombres heterosexuales.  “Por mi culito nada de nada” piensan. “Eso es de gays”, “¡no ni cagando!. Y  no saben es que están perdiéndose la mayor fuente de placer masculino, poder experimentar el orgasmo sin distracciones.  La próstata tiene una sensibilidad semejante al famoso punto G de las mujeres, se la conoce a menudo como punto “P”. Está directamente conectada con el aparato reproductor masculino, entre otras cosas se encarga de segregar el líquido en el que fluyen los espermatozoides.
.
Para una mujer también puede ser erotizante penetrar a su compañero, un cambio de roles más allá de la clásica dominación fálica ¿a quién no le gusta tener el control? ¿Y a quién no le gusta perderlo?
.
Algunos accesorios para el placer anal
  1. dildos: Los dildos anales se diferencian de los tradicionales porque en la base tienen un tope, el ano tiene un movimiento natural de succión, muchos han acabado en el hospital por esto, de ahi la importancia de este detalle en el diseño de dildos anales.
  2. arneses: Sirven para colocar un dildo y penetrar. Está pensado para que lo usen las mujeres, pero también lo pueden utilizar los hombres para una doble penetración.
  3. plugs: Son unos artefactos para dejar dentro del ano, tienen forma de peonza y un tope en la base, su uso primero es dilatar  aunque hay a quién le gusta dejarlo ahí puesto.
  4. masajeadores prostáticos: Son de uso masculino, pequeños y ergonómicos hacen su labor como tienen que hacerla. Algunos incluso vibran.
  5. bolas anales:  Una serie de bolitas unidas por un cuerpo (cuerda o silicona). También se llaman bolas tailandesas, se introducen y luego se sacan despacito durante el orgasmo. Increíble.
  6. lubricantes especializados.Reducen la fricción y disminuyen riesgos de daños en el delicado tejido anorectal, además de disminuir el riesgo de rotura del condón.
Busca el accesorio que más se acomode a tus gustos y comienza con uno de tamaño pequeño.
.
Bueno amigues que no les gane la timidez y experimenten con su cuerpo. Solo un último consejo, para las primeras veces agendar el encuentro. El sexo anal requiere tiempo, no sirve para un encuentro fugaz. Paciencia y disciplina. Siempre “litros” de lubricante y condón.
.
Disfruta la experiencia

Fetish Store ®Juguetería para adultos
#SexoEntretenido

Suscríbete