Como todo en esta vida hacer sexo oral también tiene su técnica. En este artículo vimos cómo hacerle sexo oral a una chica y ahora es el turno de los chicos.
.
El sexo oral para chicos se llama felación. Viene del latín fellatio (chupar) e involucra la práctica sexual oral que consiste en lamer, chupar, mamar, tragar o besar el pene y testículos.  ¿A quién no le gusta que se lo coman rico? Pues es tan sencillo como saborear un caramelo, o un lollypop.
.
.

Consideraciones

Lo primero para el arte de la felación es no tener asco a los penes.  Sí. No pongas cara de búho, es muy normal que eso pase.  Existen personas  a las que le desagrada el olor o el sabor del sexo. Quizá por tabúes incrustados o por malas experiencias del pasado,  por creer que es algo anti-higiénico o por desconocimiento de lo que tienen entre manos. Para quienes no tienen complicaciones graves y aún así se sienten reacios y reacias a hacerlo, sólo decirles que sentir es parte de ser humano.  Los olores y sabores del cuerpo (siempre dentro de unos hábitos higiénicos saludables) son normales, naturales e incluso -si se les pierde el miedo- muy excitantes.


Lo segundo y también muy importante es deshacerse de la flojera. La frase ¡Ay no que paja! Ya no sirve más. En el sexo no puede existir el egoísmo porque entonces se rompe el hechizo de la pasión. Hay que dar, dar y seguir dando, así consigues recibir. El premio debe ser el disfrute tuyo y el de tu amante. Ver cómo se retuerce de placer, se le agarrotan los dedos de los pies, o la cara que pone cuando pasas la lengua por un sitio sensible. En su placer reside absolutamente el tuyo, y más.



Manos a la obra...

Para hacer una buena mamada hay que empezar poco a poco. Eso de que los hombres sólo tienen sensibilidad en la punta del pepino es mentira y muy injusto. Empieza besándole el vientre, la ingle, recorre sus caderas. Cambia a pequeños mordiscos, usa las manos, olfatea su vello púbico, su escroto... cada uno tiene su estilo y tu encontrarás el tuyo si te dejas llevar.

Luego toma su miembro y obsérvalo. Dale besos, juega con él, descubrelo. Que no sea un trámite sino que ambos disfruten la experiencia. Conversa con su pene (metafóricamente, no en el sentido literal, aunque si quieres hablarle...) analiza su funcionamiento, como se va poniendo duro, como reacciona al tacto de tus labios.

No te lo metas en la boca de golpe. Ve con calma y tómate todo el tiempo que desees. Lo disfrutarás de maneras bien interesantes. Juega al despiste y no dudes en hacerlo sufrir un poco y que te pida a gritos que por fin lo hagas... Humedece tus labios y acércate la cabeza del pene a la boca. Sopla su glande, lámelo un poco y vuelve a bajar por el tronco. Varias veces, cada vez un poco más dentro de tu boca hasta que puedas introducirlo del todo. Así aumentas la excitación y mejoras todo el proceso. También tu boca y eventualmente tu garganta se va acomodando a las sensaciones y al placer. Todo está en la mente.

Una vez dentro de la boca, cada uno debe echarle imaginación. Lo importante es ir cambiando los ritmos y las formas de estimulacón. Por ejemplo, empezar con lametones superficiales, luego aprisionarlo con toda la boca, estrangularlo con los labios, frotarlo con la lengua, hasta el fondo de la garganta, rápido y deprisa, profundo y suave. Sí humedecer siempre tus labios y tener mucho cuidado con tus dientes. Nuestro amigo es sensible y como te enseñaron hace tiempo, no hay que romper los juguetes.


Si quieres que tu performance sea redondita,  echa toda la carne a la parrilla y llévale al orgasmo. Deja que eyacule con libertad, el dónde,  va en la picardía de cada uno (boca, senos, pecho, trasero, vientre, genitales...) En este aspecto la mayoría de los hombres necesitan un ritmo rápido de estimulación para acabar, pero cada hombre es un mundo y eso es relativo, depende mucho del grado de excitación del varón y de la entrega de su amante. Y si lo haces con cariño y  dedicación,será sencillo conducirle hasta el abismo del orgasmo y sintonizar con su placer.(Toda una experiencia!)
.

Accesorios

Si con estos consejos no consigues disfrutar de hacerle un buen sexo oral a tu pareja, prueba a acompañar el plátano con leche condensada, manjar, chocolate líquido o cualquier cosa dulce y rica que te obligue a lamerlo con pasión. Este truco es válido para cualquiera, y muy muy excitante.


Y si aun el tema del aroma y el sabor te complican,  en la tienda tenemos lubricantes con sabores y aromasque prevalecen sobre los corporales. Son  comestibles, en base a agua,  fabricados en USA o Canadá, y especialmente diseñados para solucionar el problema.  
Y si aún no te atreves o defiitivamente no estás considerando tocar el pene de tu pareja con tu boca, considera que ellos tienen como fantasía más recurrente el sexo oral. Complácelo. Prueba incluir uno de estos suaves masturbadores y un buen lubricante que te permitirán juguetear ahí como si fuera tu propia boca. La creatividad es toda tuya. Esta cercanía además te permitirá  en algún momento desear hacerlo. ¿Quién sabe?

.
Recopilando lo importante es perderle el miedo o el asco a los genitales porque son partes del cuerpo, naturales y no sucias ni agresivas. Lo segundo es la proactividad y dedicación, como si fuese para uno mismo. Y lo tercero es dominar el juego del ritmo y la estimulación para excitarle hasta el extremo,  y hacer que estalle de placer como una botella de champagne recién agitada. ¡PUMM!!


Recuerda: Toda práctica sexual conlleva algunos riesgos y algunas infecciones de transmisión sexual pueden contagiarse a través del sexo oral por lo que siempre hay que tomar precauciones. Por ejemplo, compra un condón con sabor y deslizalo suavemente en el pene antes de jugar ahí.
.


Esperamos que hayas disfrutado de este artículo. Recuerda comentar y compartir, gracias por leer una vez más..  
.
Disfruta la experiencia

Fetish Store ® Juguetería para adultos
#SexoEntretenido

Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Suscríbete